Sobre caballos distraídos

Mientras montas a tu caballo pensando en tus cosas, él está pendiente de los peligros de alrededor, de memorizar el terreno, de la comida apetecible que ve por el camino, de los otros caballos y es consciente de todo lo que le rodea… ¿quién es el distraído?

Esta mañana leía un comentario en internet sobre el “cierra bocas” (esa correa que se pone alrededor de la boca del caballo para evitar que la abra) y los motivos para no utilizarlo, fundamentalmente fisiológicos, ya que impide al caballo respirar correctamente.

El argumento que esgrimía el que lo utilizaba era que, si no, “el caballo juega con el bocado y se distrae“. Ante esto, e independientemente de las razones científicas, que comparto, mi primera reacción fue contestar: “pues quítale el bocado y se acabó el problema”. Pero después me quedé pensando en la segunda parte de la frase, y le fui dando vueltas, mientras me daba un paseo con mi caballo.

Marengo de paseo atento

Mientras tu montas a caballo, pensando en tus cosas (como yo), él está pendiente de todos los peligros que puedan surgir alrededor. Es consciente del más mínimo movimiento, sea un pajarillo que echa a volar desde un matorral, un conejo o una mariposa. Oye cualquier sonido en un área enorme, desde una bicicleta que se acerca a varios metros, hasta un tractor trabajando a un kilómetro de distancia. Es consciente del resto de sus compañeros caballos, sabe en todo momento dónde están, qué distancia lo separa de ellos y escucha activamente cualquier relincho proveniente de su dirección.

Mientras tú sigues pensando en tus cosas, tu caballo va memorizando el terreno por donde pasas. No sólo el camino que sigues, sino la colocación exacta de cada cosa. Va haciendo “fotos” mentales del entorno. De esa manera, le es más fácil identificar los peligros, y sospecha de una caja que antes no estaba ahí, o incluso de un coche aparcado a la derecha, si el día anterior estaba aparcado a la izquierda. ¿Te imaginas el esfuerzo que nos supondría a nosotros algo así?

Mientras tú miras hacia delante, él va mirando el montón de cosas comestibles que vais pasando por el camino y, si le dejas, las va investigando y descubriendo la que en ese momento está en su esplendor. Cada día es diferente, es fascinante ver cómo eligen en cada momento una planta distinta, basados en unos conocimientos instintivos que a nosotros se nos escapan. Ayer era una planta, hoy es la de al lado.

¿Seguimos? Mientras tú sigues en la inopia, tu caballo está absolutamente conectado con el ambiente que le rodea. Nota la temperatura, la brisa, los sonidos, las vibraciones, la tensión o la relajación en el ambiente. Siente lo que sucede en el aire y en la tierra y su estado de ánimo es acorde con todo ello. Lo siente, y forma parte de él.

Yo no veo un caballo distraído, veo un caballo inteligente y estimulado. Enconces, ¿de qué se distrae? ¿de ti?.. ¡ojalá!

¿Y tú? ¿dónde estás tú en todo esto? Normalmente, eres el tipo sentado en su espalda que pega tirones en su boca y se empeña en meterse por los sitios más peligrosos…

 

3 comments

  • Supongo que las personas que utilizan cierrabocas lo hacen cuando trabajan en la arena bien sea dressage o salto. En paseos por el campo no conozco a nadie que lo use.

    Un articulo con una reflexión muy interesante. Y es que vamos sentados sobre un animal inteligente, sensible y con mucha vida interior y a veces eso nos pasa desapercibido.

    Gracias 🙂

  • Maria

    Totalmente de acuerdo con todo, menos con usar el cierrabocas por ese motivo. Yo no lo uso, excepto con un caballo que usa el filete para pasar la lengua por encima y tragar aire, y con otro que intenta morder cuando otro caballo pasa demasiado cerca, y solo cuando lo montan niños, y lo pongo suficientemente ajustado para que haga su funcion, y suficientemente holgado para que no moleste. Para lo demas, encuentro mil soluciones que pasan por un entrenamiento adecuado, reduccion del estres de estabulacion, solucion a los problemas de dolor muscular, etc. Pero porque juegue con el bocado…

  • BERBERISCO

    La palabra “caballo distraido” se utiliza por estos pagos para caballos que tienen la tendencia a poner mas sus sentidos hacia el medio ambiente que los rodea que al propio jinete. Los caballos con mucha sangre árabe parecen tener este instinto de conservación muy aguzado, sobre todo cuando son jóvenes. Quizás por ello el jinete se debe de dejar sentir mas. Otras razas en su conjunto son tendentes a prestar mas atención a su jinete que al medio ambiente, quizas el PRE.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *