“Los 20 Principios que todo entrenador debería conocer”, de Roger Abrantes.

1. Una Señal es cualquier cosa que intencionadamente modifica el comportamiento del receptor.

Por ejemplo: si digo “sit” mi perro se sienta. 

Una señal produce => un comportamiento. Un comportamiento produce => una consecuencia. Una señal => un comportamiento => una consecuencia

Por ejemplo: digo “sit” (señal) => mi perro se sienta (comportamiento) => le doy un premio (consecuencia).

2. Todas las señales tienen un significado y una forma. El significado sería el comportamiento que queremos conseguir con ella. La forma es lo que induce al comportamiento. Puede ser de muchas maneras, normalmente visual o auditiva.

Por ejemplo: la señal auditiva “sit” produce que mi perro se siente.

3. Un Refuerzo (estímulo deseado) es todo aquello que aumenta la frecuencia, intensidad y/o duración de un comportamiento cuando es presentado o retirado simultáneamente o inmediatamente después de que el comportamiento se haya producido.

Por ejemplo: si le doy un premio a mi perro y ello contribuye a aumentar la frecuencia con la que se sienta, entonces ese premio constituye un refuerzo para el comportamiento de sentarse de mi perro en esas circunstancias. 

– Un refuerzo positivo es aquello que aumenta la frecuencia, intensidad y/o duración de un comportamiento cuando es presentado simultáneamente o inmediatamente después de que el comportamiento se haya producido. 

Por ejemplo: el premio anterior.

– Un refuerzo negativo es aquello que aumenta la frecuencia, intensidad y/o duración de un comportamiento cuando es retirado simultáneamente o inmediatamente después de que el comportamiento se haya producido.

Por ejemplo: mi perro tira de la correa y me mantengo firme. Al dejar de tirar, deja de haber tensión en la correa. Si el alivio en el cuello que siente cuando deja tirar hace que deje de tirar, es un refuezo negativo para el comportamiento de tirar de la correa.

4. Los refuerzos pueden ser condicionados, no condicionados o semi-condicionados. Los refuerzos condicionados requieren una asociación entre un refuerzo no condicionado y un estímulo neutro. Los refuerzos no condicionados dependen de las necesidades primarias de un organismo (son inconscientes). Los semi-condicionados sólo requieren que una parte del refuezo sea condicionado.

Ejemplo 1: el “click” cuando entrenamos es un refuerzo condicionado (aprendido).

Ejemplo 2: la comida constituye un premio que no requiere ser aprendido.

Ejemplo 3: refuerzos verbales como “buen chico” son semi-condicionados (la parte verbal es aprendida, pero va acompañada de un tono de voz y un lenguaje corporal positivos que se perciben inconscientemente). 

5. El refuerzo “gran premio”. Es una alternativa del refuerzo positivo, aumentando considerablemente su intensidad. Se puede hacer aumentando la cantidad de refuerzo, su duración o su calidad. Parte del efecto de un “gran premio” es la sorpresa, por lo que hay que ser cuidadoso a la hora de utilizarlo para que no pierda su utilidad.

Por ejemplo: la primera vez que mi perro se sienta bien, le doy 5 trozos de comida en vez de uno, o le doy un premio mejor. Eso hará que se siente más rápido y mejor.

6. Un inhibidor es aquello que reduce la frecuencia, intensidad y/o duración de un comportamiento cuando es presentado o retirado simultáneamente o inmediatamente después de que el comportamiento se haya producido.

Por ejemplo: si echarle agua en spray a un perro que ladra reduce el comportamiento de ladrar, echar agua en spray constituye un inhibidor positivo para el comportamiento de ladrar de ese perro en esas circunstancias.

– Un inhibidor positivo (un aversivo) es aquello que reduce la frecuencia, intensidad y/o duración de un comportamiento cuando es presentado simultáneamente o inmediatamente después de que el comportamiento se haya producido.

Por ejemplo: si recibir un calambre al tocar el pastor eléctrico reduce el comportamiento de un caballo de salir de su cercado, el calambre es un inhibidor del comportamiento de salir del cercado de ese caballo en esas circunstancias.

– Un inhibidor negativo es aquello que reduce la frecuencia, intensidad y/o duración de un comportamiento cuando es retirado simultáneamente o inmediatamente después de que el comportamiento se haya producido.

Por ejemplo: si el no darle el premio deseado a mi perro si no se sienta cuando digo “sit”, reduce el comportamiento de no sentarse, no darle el premio constituye un refuerzo negativo para el comportamiento de no sentarse de ese perro en esas circunstancias.

7. Los inhibidores pueden ser condicionados, no condicionados o semi-condicionados. Los inhibidores condicionados requieren una asociación entre un inhibidor no condicionado y un estímulo neutro. Los inhibidores no condicionados dependen de las necesidades primarias de un organismo (son inconscientes). Los semi-condicionados sólo requieren que una parte del inhibidor sea condicionado.

Ejemplo 1: un sonido previamente asociado a un inhibidor no condicionado.

Ejemplo 2: un tono de voz duro o una postura corporal amenazante.

Ejemplo 3: inhibidores verbales como “¡estate quieto!”.

8. Hay tres aspectos de un comportamiento sobre los que podemos actuar: la frecuencia, la duración y la intensidad. Podemos modificar uno, dos o los tres a la vez.

9. Hay cuatro maneras de aumentar un aspecto de un comportamiento:

      • Reforzar el comportamiento.
      • No inhibir el comportamiento.
      • Crear oportunidades para que se produzca el comportamiento.
      • No reforzar comportamientos incompatibles con el que queremos.

10. Hay cuatro maneras de reducir un aspecto de un comportamiento:

  • Inhibir el comportamiento.
  • No reforzar el comportamiento (extinción).
  • Prevenir oportunidades de que se produzca el comportamiento (olvido).
  • Reforzar un comportamiento incompatible con el que queremos inhibir.

11. La ventana de oportunidad. Los refuerzos e inhibidores tienen que tener la adecuada calidad, intensidad y duración. Es necesario adaptarlos a cada animal, cada entorno y cada comportamiento en particular.

12. Nunca reforzamos o inhibimos (castigamos) el individuo, sino sólo el comportamiento. Esto es muy importante. Quiere decir que los refuerzos e inhibidores deben ser aplicados en el momento adecuado y estar claramente asociados a un comportamiento. No hacerlo así puede producir resultados indeseados y graves consecuencias difíciles de cambiar, como comportamiento agresivo, evasivo, fobias, falta de auto-confianza, etc.

13. Un no-refuerzo es una variación de un inhibidor negativo. Consiste en la no presentación de un refuerzo positivo. Esto incrementa un aspecto del comportamiento, por lo que no constituye un inhibidor sino un refuerzo.

Por ejemplo: no darle el premio al perro cuando se mantiene sentado 3 segundos (queremos que se mantenga sentado 5 segundos).

14. Tentar, es una variación de inhibidor negativo. Supone retener en vez de retirar el refuerzo positivo. Esto estimula que repita el último comportamiento reforzado, y por lo tanto la mejora en la participación activa en el proceso de aprendizaje.

Por ejemplo: muestro y rápidamente escondo el refuerzo positivo (trozo de comida) para estimularle a realizar un comportamiento determinado, normalmente el último que hemos reforzado. 

15. Un programa de refuerzo indica la frecuencia a la que un comportamiento va a ser reforzado. Puede ser:

Refuerzo continuo: refuerza un comportamiento cada vez que ocurre. Esto lleva a un rápido incremento en el ratio en que se produce el comportamiento.

Por ejemplo: los experimentos de Skinner, en los que cada vez que una paloma toca un círculo, se abre una cajita con comida.

– Refuerzo intermitente (o variable): refuerza un comportamiento sólo algunas de las veces en que ocurre, no siempre. 

Por ejemplo: un depredador en espera de su presa no es reforzado por un tiempo de espera determinado.

16. Moldeado es un procedimiento en el condicionamiento operante que consiste en reforzar sucesivas aproximaciones al comportamiento deseado.

Por ejemplo: para que un caballo haga paso español, vamos premiando cada vez que levanta la pata más alto hasta la postura requerida.

17. Entrenar en cadena, supone entrenar diferentes eslabones que después se unen para formar un comportamiento más complejo.

Por ejemplo: entrenamos que un perro nos traiga una pelota enseñándole (1) a correr a por la pelota cuando demos la señal, (2) recoger la pelota del suelo, (3) volver corriendo hasta nosotros con la pelota, (4) sentarse con la pelota en la boca y (5) darnos la pelota cuando se lo pidamos.

18. Extinción en el condicionamiento pavloviano, es el procedimiento de presentar repetidamente un estímulo condicionado sin el estímulo no condicionado.

Extinción en el condiconamiento operante, es el procedimiento de retirar los refuerzos que mantienen un comportamiento determinado.

Ejemplo 1: si el sonido del “click” no va seguido inmediatamente de un premio, el “click” dejará de actuar como un refuerzo condicionado y perderá su eficacia (se convertirá en un estímulo neutro).

Ejemplo 2: si dejo de darle comida a mi perro cuando la pide en la mesa, completamente, por un periodo largo de tiempo, acabará por dejar de hacerlo.

19. Olvido es el deterioro de un comportamiento aprendido, después de un periodo de no practicarlo. Sucede cuando el animal no tiene oportunidad de realizar ese comportamiento durante un periodo largo de tiempo.

Por ejemplo: si dejo de practicar el comportamiento “paso atrás” con mi perro durante un largo periodo de tiempo, puede que el perro olvide el significado de la señal “paso atrás”.

20. Prevención de una respuesta, consiste en adecuar el entorno de forma que no se pueda producir un comportamiento no deseado.

Esta no es una traducción literal, sino adaptada y simplificada para su fácil comprensión, de “The 20 Principles All Animal Trainers Must Know” y “16 More Principles for the Advanced Animal Trainer”, de Roger Abrantes. Se puede leer el original aquí: http://rogerabrantes.wordpress.com/2013/02/04/the-20-principles-that-all-animal-trainers-must-know

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *