El “momento bombilla”. La introducción de un caballo al clicker.

Cuando introducimos a un caballo al método clicker, normalmente lo hacemos presentádole un objeto (o “diana”) delante de su cabeza. Por mera curiosidad, casi la totalidad de los caballos lo olerán, aproximando su nariz a él. En ese preciso momento, hacemos “clic” y le damos un premio. “Ah, pues qué bien..”. En este momento el caballo no entiende lo que ha pasado, sólo se sorprende de oir un ruido nuevo y extraño y de que le demos un premio. Pero científicamente, según el condicionamiento operante, es más probable que si volvemos a presentar el objeto, lo toque. Probamos de nuevo. Presentamos y, medio por curiosidad, medio por recuerdo, lo vuelve a tocar con su nariz. “Clic” y premio. “¡Sorpresa, otra vez! Aquí está pasando algo”. Probamos un par de veces más, y se produce el “momento bombilla”, cuando al caballo se le ilumina la cara al entender el proceso: “¡Ya lo tengo! Si toco ese objeto, suena un ruidito y cuando suena el ruidito me dan una premio. ¡Pónmelo otra vez delante que lo toco!”. Probamos de nuevo y: “¡Si, funciona! Qué fácil, ¡otra vez!”

Y ese es el comienzo de un proceso en el cual aprenderán a discurrir, a pensar, a tomar decisiones, a concentrase, a manejar sus emociones, a manejar sus cuerpos, a comunicarse con sus dueños y muchas otras cosas. Aprenderan a aprender. Para muchos propietarios, será la primera vez que ven a su caballo discurrir, y será una sorpresa descubrir que sus caballos son mucho más inteligentes de lo que pensaban.

3 comments

  • felicidad

    la idea es genial, pero he oido muchisimas veces k dar premios y sobre todo en enteros no es bueno, por que muerden y hacen las cosas por el premio, no por ti.
    yo le daba al mio antes de subirme y era desesperacion, solo buscaba el premi.
    agradeceria tu contestacion. muchas gracias

    • Marta Lorenzi

      Es que hay que hacerlo bien. La secuencia siempre debe ser: pido algo (doy una señal) – lo hace – clic – premio.
      Nunca enseñar el premio antes. Desde luego trabajan para conseguir el premio, pero va mucho más allá de eso. Se esfuerzan para conseguir hacer algo, con tu colaboración, y cuando lo consiguen, se sienten mejor consigo mismos (un chute de endocrinas) y contigo. Es algo parecido a jugar a un videojuego, en el que te dan puntos, pero en realidad juegas por el reto.
      Lo que dices de la comida, si que es cierto que hay que educarlo, y casi todos los caballos pasan por una fase (breve) mordedora, pero si se entrena bien, después son más educados incluso que los demás. En la sección Entrenamiento – Postura de educación tienes una explicación de cómo hacerlo: http://elcaballoyelclicker.com/entrenamiento/la-educacion/postura-de-educacion/

  • Marta Lorenzi

    Endorfinas, quería decir, que al corrector no le da la gana de aceptar la palabra.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *