“Bajar la cabeza” te puede salvar la vida.

“Bajar la cabeza” es uno de los primeros comportamientos que enseñamos a un caballo clicker. Como hemos explicado en la sección “Entrenamiento“, es la postura de calma de un caballo, la que adopta al pastar y cuando está tranquilo. De hecho, sólo la bajará cuando esté relativamente tranquilo o con auto-control.

Cuando entrenamos, la necesitaremos como medida de seguridad si un caballo se pone nervioso, pierde la paciencia o se frustra, o cuando se asuste de algo. Le estás proporcionando una alternativa a dar un brinco, salir corriendo o atacar, una opción con la que se siente seguro y le ayuda a calmarse, un lugar “casa”. Pronto empezará a utilizarla él mismo como recurso en los momentos de tensión.

Si la has entrenado suficientemente, en ambientes seguros le saldrá casi automáticamente. Si estás fuera de excursión y se produce un momento de tensión o peligroso (como frecuentemente ocurre), agradecerás haberlo hecho. Si te cruzas con un tractor, un grupo de bicicletas, un perro ladrando, o cualquiera de las muchas circunstancias que pueden provocar en el caballo la necesidad de echar a correr, de entrada no responderá a tu petición de bajar la cabeza. Durante unos segundos se quedará tenso en el “modo supervivencia” de huída/ataque. Pero a medida que vaya “accionando” de nuevo la parte racional de su cerebro, se dará cuenta de que existes y de que le estás pidiendo que baje la cabeza (no es una orden, es una petición tranquilizadora, serena y firme).

Por un lado, como hemos dicho, le estás ofreciendo una opción “refugio”. Pero no sólo eso. Le estarás indicando que no hay peligro, que puede relajarse y, si tiene cierta confianza en ti, aunque todavía le cueste unos segundos hasta que se asegure por si mismo, lo hará. De esa forma, si es cierto que no pasa nada, la próxima vez que se lo pidas confiará más en ti.

Los caballos necesitan esa referencia, ya que la mayoría de ellos, en una manada en libertad, tomarán como referencia la reacción ante un peligro de una yegua adulta experimentada para emprender la huída o no. Si la yegua considera que no hay peligro, bajará la cabeza y seguirá pastando. Los demás se tranquilizarán y la imitarán. En el caso de caballo-humano, tú pasarás a jugar el papel de la yegua de referencia y eso creará un vínculo mucho más fuerte entre los dos. No es dominancia, es referencia.

“Al campo se sale sin reloj y sin fusta”.

Si en la situación anterior el caballo decide emprender la huída, primero será necesario impedirlo (desplazando la cadera, por ejemplo), y una vez parado ya se le puede pedir que se calme.

Es bueno ver estas situaciones como una oportunidad de entrenamiento, y dedicarles el tiempo necesario para que el caballo aprenda y avance en cada una de ellas, en vez de meramente soportarlas. Si se ha entrenado en casa tocar objetos extraños también ayudará ahora.

Si es posible, lo mejor es colocarse a una distancia de la fuente de peligro que el caballo pueda soportar y pedirle allí que baje la cabeza. Poco a poco, ir acercándose, parando frecuentemente y bajando la cabeza cada vez. Si se le deja pastar un poco hasta que esté calmado en cada avance, dándole el tiempo necesario, podremos llegar a acercarnos a cualquier “fantasma” que encontremos. Y cuanto más repitamos este proceso, más fácil le resultará al caballo enfrentarse a estas situaciones.

2 comments

  • felicidad

    pero como le bajas la cabeza, con la cabezada y bajandosela tu y si vas montado como lo haces, gracias guapa y muy interesante todo

    • Marta Lorenzi

      Hola Felicidad, no, no se la bajas tú. En este tipo de entrenamiento siempre pretendemos que sea el caballo el que haga las cosas por si mismo. Para eso, le enseñamos una “señal” (lo que sería una orden), tanto verbal (por ejemplo, “baja”), como una petición (no tirón) con el ramal o la rienda. En la sección de “Entrenamiento” está explicado brevemente cómo hacerlo de diferentes formas: http://elcaballoyelclicker.com/entrenamiento/los-4-fundamentos/bajar-la-cabeza/

      Esto lo tratamos con más profundidad y detalle en el curso “Fundamentos” (en la pestaña CURSOS).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *